soluciones@abjingenieros.com   (+51) 936-651-043  

La ministra de Energía y Minas, Cayetana Aljovín, informó a fines de agosto que su despacho aprobó modificaciones al Reglamento de Seguridad y Salud Ocupacional en Minería, y que coordina un nuevo Reglamento Ambiental para las actividades de exploración. Ante ello, debo comentar que toda medida que apunte a desburocratizar los procedimientos y a estimular la inversión minera es bienvenida.

En declaraciones a la prensa, Aljovín destacó que el gobierno se esfuerza por elevar la inversión en todas las etapas de la actividad minera y en agilizar los trámites administrativos. Coincido con lo expresado por la ministra. Antes de que surjan voces que señalen que las modificaciones apuntan a reducir estándares en salud o ambientales, debo decir que estas tratan de emplear instrumentos más realistas que protejan el medio ambiente pero no retrasan las inversiones que son tan necesarias.

Los beneficios de facilitar la exploración minera

El gobierno anterior hizo muy rígida y burocratizó la reglamentación en minería. Por esta razón hoy resulta tan complicado por ejemplo obtener un permiso para explorar en minería. Este procedimiento, en su fase exploratoria inicial, puede demorar hasta seis meses. Con los cambios que la ministra implementó deberíamos tener como objetivo disminuir ese periodo a un mes. Es importante tener en cuenta que hace 40 años no tomaba ni un día porque no existía el procedimiento denominado permiso para explorar.

Muchas personas no entienden que en minería la exploración es el equivalente a la investigación y desarrollo en la industria manufacturera. La exploración no es otra cosa que la investigación de las entrañas de la tierra, algo que necesitamos conocer. En esta etapa, sobre todo en superficie, el impacto ambiental es muy reducido y controlado. Tal es así que en Finlandia, donde no hay cerros ni afloramiento en superficie, el Estado perfora cada dos kilómetros donde no hay cerros ni afloramiento en superficie para saber que hay en el subsuelo.  La exploración del suelo es investigación.

Tampoco se puede pretender que la exploración tenga las mismas exigencias que se aplican a las etapas de construcción y puesta en producción de un yacimiento. Al no haber mayor impacto ambiental, la exploración debería ser permitida con un procedimiento mucho más ágil.  Es importante facilitar la exploración porque este constituye el punto de partida del círculo virtuoso que avanza hacia el descubrimiento, e desarrollo, construcción y finalmente puesta en producción de un yacimiento minero.

En consecuencia, todo lo que signifique facilitar la exploración debe ser bienvenido. Siempre teniendo en cuenta que esto no implica bajar los estándares medioambientales, sino que busca agilizar los procedimientos para explorar la tierra.

Categorías: Blog

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?