En la industria textil, la materia prima es el algodón, la lana y las fibras sintéticas que se convierten en hilos en las máquinas hilanderas y luego en telares, pasando previamente por etapas de teñido, cardas, corte y selección. En este proceso, se usa una variedad de maquinarias como hilanderas, telares, cardas, calderas, cortadoras, tintorería, coneras, etc., así como equipos de carga y transporte clasificados en montacargas, grúas horquilla, camiones, incluso elevadores o ascensores, y herramientas manuales como cuchillos cartoneros y otras para la mantención y reparación de equipos.

La industria textil incluye además operaciones de tejido, confección, tinte, acabado de fibras, etc., cada una de estas tiene sus propios riesgos, sin embargo, destaca la exposición a sustancias químicas, principalmente en los procesos de teñido, la exposición al polvo de algodón u otras fibras orgánicas, el esfuerzo músculo esquelético y la exposición al ruido.

Los accidentes producidos mayormente en este sector se producen por el uso de la maquinaria y herramientas a utilizar, en las operaciones de corte, cosido o prensado, produciendo cortes, golpes, atrapamientos. Asimismo, no se deben olvidar los de riesgos de carácter ergonómicos por inadecuadas y repetitivas posturas que adopta el trabajador durante su jornada diaria.

I. MARCO LEGAL