Comencemos mostrando algunas cifras reveladoras. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cada año mueren más de 2 millones de personas a causa de accidentes o enfermedades relacionadas con el trabajo. Se estima que anualmente se producen 270 millones de accidentes en el trabajo y 160 millones de casos de enfermedades profesionales. Realmente son impresionantes las estadísticas y ellas dan cuenta de la necesidad y premura de tomar medidas al respecto.

Aunque todavía no existen datos cuantitativos respecto a los accidentes y enfermedades ocupacionales para el Perú, se estima que el costo que genera representa varios puntos porcentuales respecto del Producto Bruto Interno. Es en este marco que la salud ocupacional está cobrando una mayor importancia y difusión entre las empresas.

Definición

«Según la OIT, la salud ocupacional es el conjunto de actividades multidisciplinarias encaminadas a la promoción, educación, prevención, control, recuperación  y rehabilitación de los trabajadores para protegerlos de  riesgos relacionados con el trabajo», define César Cano, Director Médico de Control Vital.

Por lo tanto, la finalidad de la práctica de la salud ocupacional es promover y proteger la salud de los trabajadores. Eso implica mantener y mejorar su capacidad y habilidad para el trabajo, establecer y conservar un ambiente seguro y saludable para todos, así como promover la adaptación del trabajo a las capacidades de los trabajadores, teniendo en cuenta su estado de salud.

Desde la perspectiva de la OIT, el campo de acción de la salud ocupacional es amplio e involucra la prevención de todos los daños derivados del trabajo, los accidentes de trabajo, los trastornos relacionados con el trabajo, incluyendo las enfermedades profesionales, y todos los aspectos relacionados con las interacciones entre el trabajo y la salud.

Fuente: http://www.infocapitalhumano.pe


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *